La flexión es uno de los ejercicios más básicos y efectivos para trabajar el pectoral, pero también para fortalecer los tríceps, hombros e incluso el core. Probablemente sepas que puedes modificar el movimiento para que sea un poco más fácil (por ejemplo, apoyando las rodillas en el suelo o poniendo las manos en una superficie elevada), o que puedes hacerlas más desafiantes elevando los pies. Pero, ¿sabías que puedes hay diferentes variantes para enfocarte en zonas específicas de tu cuerpo? Pues sí, unos pequeños cambios pueden cambiar por completo qué músculos se enfatizan durante el movimiento. Como sabemos lo mucho que significa el fitness para ti, y que nunca te cansas de buscar nuevos retos, te traemos 6 variantes de flexiones, de la mano de @BorjaSanfelix, para aumentar tu masa muscular y que no caigas en la monotonía de la rutina. ¿Listo para poner a prueba tu fuerza?

1. Flexión cruzada 

Empezamos con una variante de nivel intermedio en la que la posición de las manos es escalonada, es decir, una mano está hacia delante y la otra hacia atrás. La flexión cruzada se enfoca principalmente en el pecho, y en menor medida en los hombros, brazos y tríceps, pero también ayuda a fortalecer el core. Desde una posición estándar de flexión, mueve una mano hacia adelante y la otra hacia atrás (cuanto más lejos estén, más difícil será). Desciende el pecho y luego extiende los codos para empujar hacia arriba y volver a la posición de inicio. Después, cambia la posición de las manos para trabajar cada lado por igual. 

2. Flexión Lateral

La flexión lateral te desafiará a trabajar en un patrón de movimiento diferente al que estás acostumbrado: además de trabajar tu cuerpo hacia arriba y hacia abajo, también te desplazarás hacia los lados. Es una variante excelente para trabajar el core, desarrollar explosividad y coordinación en la parte superior del cuerpo. Lo que vas a hacer es una flexión estándar y cuando empujes hacia arriba, lleva tu mano derecha hacia un lado hasta una posición de flexión ancha. Baja directamente a otra flexión y cuando subas, vuelve a la posición inicial. Ahora repítelo con el otro brazo. 

3. Flexión diamante

Si estás buscando un buen ejercicio de peso corporal para trabajar tus tríceps, entonces la flexión diamante es lo que necesitas. Para hacerlas, simplemente junta las manos de modo que los pulgares y los dedos índice formen un diamante, coloca las manos debajo del centro del pecho y empieza a hacer repeticiones manteniendo el core fuerte y sin curvar la espalda. Debido a la biomecánica, esta variación se encuentra entre las más desafiantes. Por eso, no tengas miedo a apoyar las rodillas para completar algunas repeticiones más.

4. Flexión abierta + cerrada con saltos

¿Preparado para desarrollar potencia en el pecho, tríceps y hombros? Esta combinación de flexión abierta y cerrada con saltos te ayudará a aumentar tu fuerza explosiva. Empieza con las manos más abiertas que en una posición estándar de flexión, baja el pecho hasta tocar el suelo y luego empuja hacia arriba con suficiente fuerza para que tus manos se separen del suelo unos centímetros. La idea es aterrizar suavemente con las manos en una posición cerrada e ir alternando la posición de las manos: La posición ancha pondrá mucho más énfasis en los músculos del pecho, en concreto en la parte exterior del pecho. Por otro lado, la posición cerrada hace trabajar más al tríceps. No te olvides de mantener la espalda plana y las caderas niveladas durante todo el movimiento.

5. Flexión declinada

¿Qué tal un poco de trabajo de bíceps? En la flexión declinada, los dedos, en vez de apuntar hacia la cabeza como en la flexión estándar, están orientados hacia los pies, de manera que hay una mayor demanda sobre los bíceps y los hombros. Para hacerlas, coloca las manos en el suelo aproximadamente a la altura de los hombros, con las yemas de los dedos mirando hacia atrás. Esta es tu posición de inicio. Baja lentamente el pecho hacia el suelo, doblando los codos hasta que tus bíceps estén casi paralelos al suelo. Asegúrate de mantener los codos pegados al cuerpo y mirando hacia los pies mientras bajas. Empuja hacia arriba para volver a la posición inicial.

6. Flexión Spiderman

Las flexiones Spiderman son realmente duras. De hecho, son un buen ejercicio de puente si estás tratando de desarrollar la fuerza para hacer flexiones con un solo brazo. Para empezar, colócate en una posición de flexión estándar. A medida que bajes hacia el suelo, lleva la rodilla hacia el codo con la pierna paralela al suelo. Tu rodilla debe tocar tu codo en el punto más bajo de la flexión. Invierte el movimiento para volver a la posición inicial y haz lo mismo con la otra pierna. Sí, lo sabemos, es difícil y requiere bastante coordinación, pero es ideal para fortalecer el core y ganar movilidad en la cadera. ¿Ahora puedes deducir por qué reciben este nombre?