En los últimos años, las kettlebells, también conocidas como pesas rusas, han conquistado los gimnasios, box de CrossFit e incluso los home gyms. Han demostrado que no se necesitan toneladas de equipo fitness para conseguir un entrenamiento efectivo. ¡Son muy versátiles! Además, tienen grandes beneficios para la salud: son funcionales, corrigen nuestra postura corporal, queman muchas calorías… Si quieres saber más sobre sus increíbles beneficios, ¡sigue leyendo!

1. Una herramienta para entrenar de todo el cuerpo

No te dejes engañar por su apariencia minimalista. Entrenar con kettlebell es entrenar todo el cuerpo: los swings, las sentadillas, los deadlifts, las zancadas… Son ejercicios compuestos que trabajan múltiples grupos musculares y patrones de movimiento.

2. Desarrolla la fuerza del core

Las kettlebells te obligarán a trabajar el core en casi todos los ejercicios. Las lumbares y el abdomen ganarán una enorme fuerza y estabilidad al realizar ejercicios como los swings o los press por encima de la cabeza de pie. No lo decimos nosotros, lo dice un estudio de la American Council on Exercise: el entrenamiento con pesas rusas aumenta drásticamente la fuerza del núcleo, ¡en un 70%! Además, los ejercicios con kettlebells son multiplanares, lo que significa que trabajan tu core desde todas las direcciones.

3. Desarrolla una cadena posterior más fuerte y mejora la postura

La mayoría de los ejercicios con kettlebells son excelentes para la cadena posterior, ya que se enfocan en toda la parte trasera. Los movimientos como el kettlebell swing ayudan a desarrollar una fuerza explosiva en los glúteos, los isquiotibiales, la parte inferior y media de la espalda y los trapecios. Esto se traduce en saltar más alto, correr más rápido y, probablemente lo más importante: te llevará a una mejor postura. 

4. Mejora la coordinación

A diferencia del patrón de movimiento lineal de las pesas y las máquinas, los movimientos de las kettlebells son muy dinámicos. Esto te obligará a concentrarte en el movimiento, ya que tu cerebro y tus músculos tendrán que coordinarse. ¿El resultado? Una mejor coordinación muscular que se trasladará a todos tus esfuerzos deportivos.

5. Corrige los desequilibrios

¿Notas que te falta movilidad en los ejercicios por encima de la cabeza? ¿Tu lado derecho es más fuerte que el izquierdo? No te preocupes, todo el mundo tiene desequilibrios en su cuerpo, y más si estás acostumbrado a entrenar con máquinas o barras. Eso sí, es muy importante trabajarlas para volverse resistente a las lesiones. El entrenamiento con kettlebell te ayudará a identificar y corregir rápidamente los desequilibrios gracias a los ejercicios unilaterales.

6. Desarrolla la potencia explosiva

Realizar levantamientos como el swing aumentará tu potencia explosiva drásticamente, similar a la que se obtiene con los movimientos de halterofilia. Pero, ¿por qué es tan importante la fuerza de la cadera? La fuerza de la cadera te ayudará a mejorar tu estabilidad general y a prevenir lesiones. Además, las caderas juegan un papel fundamental en muchos movimientos atléticos como saltar y correr.

7. Aumenta el rango de movimiento

A diferencia de las mancuernas y las barras, la mayoría de los ejercicios con kettlebells son movimientos compuestos que requieren que te muevas a través de múltiples planos de movimiento. Los movimientos explosivos a través de estos planos, con el tiempo, se traducen en una mayor flexibilidad, movilidad y, como resultado, un mejor rango de movimiento

8. Aumenta tu fuerza funcional

La mayoría de los ejercicios que harás con kettlebells son ejercicios compuestos, lo que significa que implican el reclutamiento de múltiples grupos musculares a la vez. Al realizar ejercicios compuestos como la sentadilla, el peso muerto o el floor press con kettlebells, tu fuerza funcional aumentará considerablemente.

9. Aumentan la fuerza de agarre

Muchas personas no le dan importancia a la fuerza de agarre, pero en realidad, la fuerza de agarre se correlaciona con una mayor fuerza para levantar más pesado. Si haces entrenamientos con kettlebells de manera constante, desarrollarás una fuerza de agarre extraordinaria. Esto se debe a que el peso de la pesa rusa no se coloca en el centro de la palma de la mano como ocurre con una barra. Las pesas rusas tienen un centro de gravedad desplazado, generalmente a una distancia de aproximadamente 15 centímetros del mango, por lo que es más difícil de controlar. Esto hará que tus antebrazos, muñecas y dedos trabajen extra. ¿El resultado? Un agarre más fuerte desde todos los ángulos.

10. Mejora el Equilibrio

Cuando entrenas con máquinas, estás produciendo fuerza y moviéndote en un recorrido predeterminado. Sin embargo, cuando entrenas con kettlebells, tienes que controlar la trayectoria del movimiento. Esto requiere que tus estabilizadores trabajen más duro y, con el tiempo, se fortalecerán y mejorará el equilibrio general de tu cuerpo.

11. Quema más calorías 

Las kettlebells son ideales para quemar calorías: Un estudio de la American Council on Exercise demostró que hacer swing con kettlebell quema hasta 20 calorías por minuto. ¡Eso es alrededor de 400 calorías para un entrenamiento de 20 minutos! Para quemar esa cantidad de calorías corriendo, necesitarías llevar un ritmo de 3,72 minutos por kilómetro.

Por si fuera poco, el entrenamiento con kettlebell suele ser de alta intensidad y hará que quemes grasas no solo cuando estás entrenando, sino también en las 24 horas posteriores. ¿Por qué? Porque durante la sesión se produce un exceso de consumo de oxígeno (EPOC) y el metabolismo se acelera.  Al acabar, el cuerpo necesita recuperarse y aumenta la absorción de oxígeno. Uno de los efectos más significativos del EPOC es el aumento del uso de triglicéridos. ¿Qué quiere decir esto? Que el cuerpo utiliza grasa en vez de carbohidratos como sustrato principal después del ejercicio. 

12. El cardio se vuelve divertido

Si quieres quemar grasa, ya no tienes que pasar incontables horas en la cinta de correr. Los entrenamientos con kettlebells pueden ser cortos e intensos:  te harán resoplar y quemar grasa de forma divertida y eficiente, a diferencia del cardio convencional.

13. Ahorro de tiempo

Muchas personas dicen no hacer deporte por falta de tiempo. Sin embargo, si tienes un par de kettlebells, solo necesitas 15 – 20 minutos para un entrenamiento intenso. ¡Ya no hay excusas que valgan! Además, con ellas trabajarás los cuatro aspectos de la condición física: la fuerza, resistencia, flexibilidad y equilibrio.

14. Ahorro de dinero

Tener una pesa rusa en casa es tener un gimnasio entero a tus pies. No encontrarás un equipo más rentable que un par de kettlebells para poder entrenar todo el cuerpo, y mejorar tanto la fuerza como la capacidad aeróbica.

 15. Son portátiles

Las kettlebells, a diferencia de las barras y la mayoría de los otros equipos fitness, son portátiles y ocupan poco espacio. ¡Ahora no hay excusa para perderse un entrenamiento! Incluso te las puedes llevar de vacaciones y entrenar al aire libre.